Rubén Edgardo Marcell se había profugado pero este miércoles se entregó. Fue relevado de su cargo como máximo jefe de la Estación Departamental de Escobar. Le encontraron armas de guerra sin registrar y una moto robada con la patente adulterada.

Un comisario mayor de la policía bonaerense quedó detenido este miércoles en el marco de una causa por violencia de género contra su mujer, quien lo denunció por haberla atacado a golpes en la casa que compartían en el partido de Tigre, y en su domicilio se hPapelón: se entregó el comisario mayor acusado de atacar a su parejaallaron un arma de guerra sin registrar y una moto robada con patente falsa.

Se trata del comisario Rubén Edgardo Marcell (51), quien además fue desafectado provisoriamente de la fuerza por autoridades de la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Marcell estaba prófugo desde el fin de semana pasado, cuando se denunció el ataque, y se presentó este mediodía junto a su abogado en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción especializada en Violencia de Género de Tigre, a cargo del fiscal Diego Callegari.

El comisario mayor, además de una acusación por violencia de género, enfrenta una imputación por «tenencia ilegal de arma de guerra» ya que se secuestró en su casa un revólver calibre 38 que no estaba registrado, y otra por «encubrimiento triplemente agravado» por tener una moto robada con patente adulterada.

Marcell, quien era el máximo jefe de la Estación Departamental de Escobar, que tiene el control de todas las comisarías del distrito, de la Unidad de Policía de Prevención Local, de la Policía Rural y de la Comisaría de la Mujer de Escobar, fue denunciado por su pareja el sábado último.

La denuncia


Todo comenzó la mañana de ese día, cuando cerca de las 9 una vecina de la pareja llamó al 911 para alertar a la Policía sobre gritos de una mujer víctima de violencia procedentes de la vivienda lindera.

Cuando los efectivos llegaron al lugar fueron atendidos por la mujer del comisario, quien les dijo que se había tratado solo de una discusión y no quiso hacer la denuncia.

Pero ese mismo día, cerca de las 14.30, la mujer decidió finalmente presentar una denuncia contra Marcell y durante una videoconferencia que realizó con el fiscal Callegari, se mostró «muy afectada y desesperada», según detallaron a las fuentes consultadas.

«Me amenazó con el arma de fuego reglamentaria y en casa tiene dos armas», le dijo la víctima al fiscal.

En tanto, fuentes policiales detallaron que la mujer relató que su esposo rompió a patadas la puerta de un quincho en el que intentó refugiarse al ser agredida.

«Te voy a matar. Vos no me vas a denunciar ni a arruinar la carrera», fue una de las amenazas que le hizo mientras la apuntaba con un arma, según relataron las fuentes en base a la denuncia.

Tras la exposición de la mujer y la certificación de las lesiones sufridas, Callegari acudió a la vivienda, de donde Marcell se había ido el mismo sábado tras el hecho, y se entrevistó con la víctima, quien le entregó un revólver calibre 38 y una escopeta.

A su vez, la mujer le dijo que la moto BMW que el comisario solía usar tenía algún problema legal, lo que más tarde se comprobó al determinarse que se trata de un rodado robado en 2019 que llevaba una patente adulterada.

Al día siguiente, Callegari y su colega Mariela Miozzo requirieron la detención de Marcell, mientras que la defensa del comisario presentó un pedido de eximición de prisión, que fue rechazado por el juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, quien ordenó el arresto.

Pero cuando las fuerzas policiales fueron a buscarlo confirmaron que el comisario estaba prófugo y determinaron que la última vez que había sido visto fue el sábado, cuando se fue de su casa y luego pasó cinco minutos por la Estación de Policía de Escobar, donde dejó su arma reglamentaria, secuestrada por orden del fiscal.

Por su parte, la mujer de Marcell se encuentra bajo custodia de la Prefectura Naval, mientras que el comisario, tras cuatro días de ser buscado por las cuatro fuerzas federales de seguridad y la propia policía bonaerense, se entregó y quedó detenido.

En las próximas horas, el acusado será indagado por los delitos de «lesiones leves doblemente agravadas por el vínculo y violencia de género, amenazas coactivas agravadas, tenencia ilegal de arma de guerra y encubrimiento triplemente agravado por ser un hecho grave, cometido por un funcionario público y con ánimo de lucro», en el caso de la moto hallada en su poder.

Desde la Auditoría General de Asuntos Internos, además de desafectar de la fuerza a Marcell, se resolvió ofrecerle colaboración al fiscal para trabajar en el caso, añadieron fuentes de dicho organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *