Algunos vecinos de nuestro pueblo, descendientes de aquellos pioneros deportistas, conservan en la actualidad, en su poder, algunas de las copas y trofeos que permanecieron en las vitrinas de la entidad ya desaparecida. Por Alfredo Melidore (*).

En un frío y destemplado 10 de junio de 1919 – hace 102 años – se fundaba en Escobar, por iniciativa de los jóvenes y emprendedores hijos de este paraje, amantes del fútbol: Pedro Cabrera – “Poroto” – , José María Blois, Adolfo Deambrosi y Pedro Paulo Seminari – “Pedrito” – el Club Atlético “Pompeya”, utilizando como emblema para sus casacas, los colores verde y blanco ( 1 ).

El Club Atlético “Pompeya”, tuvo su sede social a una cuadra de la plaza del pueblo, ya que se ubicaba, en parte de la antigua edificación, que aún se conserva en la esquina de Edilfredo Ameghino y Asborno (ver foto tomada por Alberto Ranne en 1992).

Este emblemático edificio era propiedad del inmigrante Fernando Berrogain ( 2 ), a quien se lo alquilaban los muchachos que dieron vida a esa antigua entidad, que además de dedicarse a la práctica del fútbol, tenían una subcomisión de fiestas y otra de cultura, en la cual crearon una biblioteca pública, que funcionó durante casi una década.

Anualmente celebraban su aniversario con una cena y posterior baile.

Al existir por esa época, solamente el Club Atlético Independiente de Escobar, se llevaban a cabo encuentros con equipos de otros lugares.

Por 1925, “Pompeya” obtuvo la copa “Senador César Díaz” – donada por ese conocido político conservador de la localidad – frente al equipo del Club “José Altube” de José C. Paz.

“Pompeya”, pese al empuje y a los logros deportivos y sociales de sus años primeros, se disolvió – lamentablemente -, antes de 1930, debido a que algunos de sus jugadores, emigraron a Independiente, y a las dos entidades nacidas posteriormente, el Club Sportivo Escobar (en 1924) y el Club Atlético Boca del Tigre (en 1927).

Algunos vecinos de nuestro pueblo, descendientes de aquellos pioneros deportistas, conservan en la actualidad, en su poder, algunas de las copas y trofeos que permanecieron en las vitrinas de la entidad ya desaparecida.

Esta foto nos muestra a los jugadores que integraban el equipo titular del legendario Club “Pompeya” en 1922:

Parados (de izquierda a derecha):

Roberto Fragalo, Humberto Di Franco, Pedro “Poroto” Cabrera, Juan Laita, Domingo “Mito” Perlo, José “Pajarito” Spena, Juan Baglivo, el delegado Vicente Seminari y el joven Antonio Gioia (h), con una bandera en sus manos (ambos con ropa oscura y gorra).

Agachados:

Mauro “Marea” Monferré, José Stía, Gilberto De Franco, Angel Berteló y Rodolfo Stía.

( 1 ) = Estos colores, cuatro décadas después, cuando ya no existía “Pompeya”, fueron utilizado por la selección de la Liga Escobarense de Fútbol, para identificar su casaca.

( 2 ) = El “vasco” Fernando Berrogain, fue uno de los numerosos inmigrantes que allá por finales de la década de 1870, se asentó en el recientemente creado poblado de “Belén”, que ya comenzaba a extenderse a los costados de la estación “Escobar”, perteneciente a la línea férrea, que unía Buenos Aires con Campana.-

Don Fernando, quien había sido un próspero comerciante, fue el dueño de varias propiedades en el centro del pueblo, muchas de las cuales, se ubicaban sobre la antigua Calle “Real”, y alguna de ellas, en cercanías de la plaza del poblado.

* historiandoescobar@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *