Se trata del tranvía entre Escobar y Pilar. Por Alfredo Melidore (*).

Varios han sido los proyectos de obras y de emprendimientos de diversa índole, que, a lo largo de la historia de nuestro pueblo, y por distintos avatares, no se vieron coronados con el éxito que se esperaba de ellos.

Muchos serían los ejemplos que podríamos mencionar; pero hay uno, que por lo “revolucionario” para su época, quedó como un hito de los “proyectos truncos”, y se trató de la idea de unir, a través de una línea de tranvías, el trayecto de poco menos de veinte kilómetros, desde la estación ferroviaria de Pilar hasta su similar de Escobar.

Una versión, aseguraba que el itinerario del mencionado medio de transporte, estaba planeado de la siguiente forma: Salida desde Estación “Pilar” – F.C.C. al Pacifico -, pasando muy cerca del actual paraje de “Villa Rosa”, continuando en cercanías del poblado de “Matheu”, para luego enfilar directamente hasta la Estación Ferroviaria de “Escobar”. Pasadas unas tres horas, emprendería el regreso al lugar de su partida.

En el legendario periódico local “El Imparcial”, cuyo director propietario era don Francisco Lauría (1874 – 1957), así se anunciaba la noticia en 1921, hace 100 años:

“…Ha llegado hasta nosotros una buena noticia, la que, si alcanza a ser algo más que un rumor, estamos de parabienes. Se trata nada menos que establecer una línea de tranvías desde la estación Pilar (Ferrocarril al Pacífico) a Escobar y viceversa…” ( ) “… Los de la Empresa (llamémosla así), son dos fuertes capitalistas alemanes; lo que vale decir, que por falta de dinero, seriedad y capacidad, no ha de faltar iniciativa…” ( ) “…. Se nos dice también, que, por el momento, el servicio será de tracción a sangre, pero que una vez conseguidas ciertas concesiones del gobierno de la Provincia, la citada empresa, establecerá un servicio, tan bien dispuesto que nos unirá a varios pueblos vecinos por líneas eléctricas…”

Hasta aquí parte de la nota periodística, en la cual se especificaba que lo anunciado: “…era un rumor…”, y como tal debe haber sido tomado, ya que en los números siguientes del mencionado medio, no se volvió a hablar del tema, y así, los pacientes vecinos de Escobar, tuvieron que seguir pensando en aquel “…tranvía que no fue…”, en tanto se continuaba utilizando el único camino que unía los dos pueblos vecinos – la actual ruta 25 – que, en épocas de lluvias abundantes, se tornaba intransitable.

Hace algunos años, consultamos sobre este ítem puntual, con un prestigioso estudioso del tema – toda una autoridad en la materia -, quien nos aclaró que ya por esos años, la construcción de nuevas líneas de tranvías a caballo, habían entrado en franca decadencia, que no justificaba esas inversiones, por el gran avance de los grandes trazados (como así de ramales menores), de las distintas líneas ferroviarias existentes, que, desde hacía décadas, circulaban “a lo largo y a lo ancho” del país.

* historiandoescobar@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *